You are currently browsing the tag archive for the ‘verano’ tag.

El tiempo es oro. Tiempo que se nos escapa cuando lo necesitamos. Tiempo para trabajar más, dormir más, leer más, viajar más, estar con los nuestros, llamar a alguien, ir a comprar, hacer un recado pendiente, leer, pintar, pasear, hacer deporte… tiempo para disfrutar del tiempo sin la sensación de que estamos robando minutos a nada ni a nadie. Es posible. Los privilegiados que tenemos unos días de vacaciones estamos desde el minuto cero haciendo planes con ese tiempo de calidad, ajeno a los límites estrictos de los horarios de temporada. Así pues especulamos con lo que haremos todo ese tiempo de relajo y, casi siempre, se acaba el periodo vacacional y tenemos la sensación de que ha sido un suspiro. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Hace mucho calor. En casa el sol nos da de pleno toda la tarde provocando un efecto invernadero que pone al rojo vivo los termómetros. Ya sabéis que antes de sucumbir al aire acondicionado hay que agotar todas las posibilidades (El aire acondicionado me va a matar). Con más razones este año de super ajustes económicos. No quiero sorpresas en la factura de electricidad por esa debilidad de accionar el mando. De momento. Así que ventanas abiertas de par en par. Al abrir nuestras casas para que circule el aire facilitamos que el sonido se propague. Y el sonido es un genérico que incluye audiciones agradables -las menos- y desagradables -la inmensa mayoría-. Lee el resto de esta entrada »

Sentada en el sofá miro hacia la terraza. El calor empieza a apretar. El sol de tarde achicharra al que se ponga delante. Los toldos bajados nos protejen de la exposición directa pero la temperatura sube en plan efecto invernadero. Y, en medio de ese ámbiente desértico, están mis plantas resistiendo, aturdidas por los zumbidos de los aires acondicionados del vecindario y agotando las reservas de sus sustratos. Lee el resto de esta entrada »

Aunque encontramos tomates todo el año, es a partir de ahora cuando podemos comer tomates en su punto. Los últimos años recurro a un campesino del pueblo donde veraneo para abastecerme. Pregunté por todo el pueblo dónde podían venderme tomates directamente del huerto. Quería “acampesinarme” un poco aprovechando el entorno. Mis hijas dicen que lo he conseguido. Sé por Jesús, un toledano afincado en Francia hace muchos años, el lento proceso de las tomateras y cómo la meteorología determina su crecimiento. En casa los tomates de verdad son los que tomamos en verano. El resto del año, mis hijos preguntan: “¿no hay tomates como los de Jesús?”. La diferencia de sabor es espectacular. De esos que quedan en la memoria.

Comentamos un día en el blog recetas de cremas o ensaladas refrescantes. Muchas llevan tomate. Los expertos en nutrición resaltan su alto poder antioxidante. Así que nos apuntamos a la lista de adictos al tomate. Cuando era pequeña, en esta época, solíamos vaciar tomates de ensalada grandes y rojos para rellenarlos con una picada de huevo y atún. Las pepitas y demás trozos que obteníamos del vaciado los utilizábamos para sofritos o para untar pan con tomate. Lo poníamos en un recipiente con aceite y sal y lo servíamos con una cucharita encima de cada rebanada de pan.

El otro día en El Hotel del Prado de Puigcerdà (Girona) tomé unos tomates raf rellenos de aguacate, cangrejo, espárrago verde y trocitos del propio tomate. Estaban buenísimos. Eran una versión actualizada de los tomates de mi infancia. Los presentaron sobre un lecho de lechugas con hilos de puerro fritos. Una buena receta para el verano.

Hay variedad de tomates: raf, Montserrat, rama, pera, cherry, tigre…os recomiendo ir probándolos todos y aprovechar sus diferentes formas y sabores. Mis amigos Jordi y Núria me mandaron el otro día una foto de una de sus tomateras. Guardaron las semilas de un tomate que les pasé el verano pasado y de ahí han surgido nuevos tomates. Tienen una pinta extraordinaria  y cuando los has cuidado tú mismo saben a gloria.

Estamos en la recta final. Estos últimos días previos a la salida de vacaciones estoy simplificando al máximo las rutinas domésticas. Hace tanto calor que lo imprescindible es tener la casa limpia y “refrescante”. Las lavadoras van a toda máquina pero la ropa es más ligera que en invierno y, por tanto, la plancha requiere menos tiempo. Ya os comenté que es época de ir tirando con lo que nos queda en el congelador y en la despensa para ir acabando cosas. Un repaso final nos lleva a revisar paquetes medio acabados y a echar un vistazo a los armarios de la cocina.

Os recomiendo que acabéis paquetes de pasta empezados y que utilicéis restos de harina -me comentan que si añades un par de hojas de laurel en el bote de harina se conserva bien- o pan rallado. Si no lo hacéis, pueden ser caldo de cultivo de “visitantes” de diferente índole. Y su presencia es poco agradable. Recuerdo una vez, en época de calor, que veía unos, pequeños, transparentes y asquerosos “visitantes” que aparecían por el techo de la cocina. Mire y remiré hasta que encontré el foco: una caja de tostaditas en cuyo interior había un paquete abierto. Hay que evitar migas y restos de comida por pequeños que sean. También es habitual que aparezcan por la cocina pequeños insectos que merodean por la fruta. Diariamente hay que revisar el estado de las piezas de fruta porque cuando maduran demasiado sueltan un líquido enganchoso que gusta a estos insectos.

También es un buen momento para meter el cubo de la basura debajo de la ducha y frotarlo con agua y jabón. Es frecuente que se escapen de la bolsa pequeños restos de comida y se acumulen en el fondo. Os recomiendo lavar la bolsa del pan, la funda de la panera o la de la cesta donde guardamos los aceites y las hierbas. La limpieza ahuyenta a los bichos. Y, por supuesto, para frenar a los visitantes de mayor envergadura, no olvidemos cerrar bien las ventanas y accesos de casa y la puerta con llave. Hay que evitar que se acumule el correo o los diarios en nuestra puerta o buzón, señal inequívoca de que no hay gente en casa. Un buen vecino o un familiar nos puede ayudar a resolver el tema.

Enlace relacionado: Pasa revista a tu despensa

Libros editados



Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 480 seguidores

Categorías

Archivos