You are currently browsing the tag archive for the ‘ensaladas’ tag.

Portada Siroco

Una de las preguntas más repetidas en el grupo de whatsapp familiar es “¿qué hay para comer?”, lanzada por los que están fuera de casa ya de camino para sentarse a la mesa. Es también muy habitual que vaya seguida de la hipérbole:”¡me muero de gana!”No siempre contesto a esos mensajes. Si estoy en casa, me pilla precisamente atareada en la cocina y pienso que ya tendrán la respuesta en pocos minutos. “Hay deliciosa verdura”, dije el otro día. Percibí cierta ironía en una contestación: “ah, ¿sí?”. Un rato después, acabado el primer plato, el pequeño de la familia dijo que la verdura estaba realmente buena. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

saladloveDavid Bez es un milanés residente en Londres que ha trabajado siempre en el campo de la publicidad y el diseño gráfico. Ha publicado un libro, SaladLove (Salamandra), donde nos presenta su pasión por las ensaladas a través de 260 creaciones. Las ha dividido en cuatro bloques que corresponden a las estaciones del año. Bez decidió comer en la mesa de su oficina todos los días laborales y preparar e ingerir sus platos en ese espacio.  Durante tres años fue colgando sus recetas en su blog saladpride. Sus platos son ensaladas sanas y saludables que buscan la variedad y el equilibrio de sus ingredientes. Además todas ellas se pueden preparar en veinte minutos. Lee el resto de esta entrada »

Estamos en esa época del año de cambios en el hogar. Cambio de armarios, de ropa de cama, de alfombras, de plantas…y también de comidas. Es hora de ir acabando con los paquetes de nuestro congelador que sirven para elaborar platos contundentes de invierno. En dos días no apetecerá acalorarse delante de un plato de estofado con patatas. En esta época resurgen con fuerza las ensaladas con todo tipo de combinaciones. Hoy hablaremos de las de base verde. Empiezan a proliferar las lechugas. La semana pasada compré en el mercado de La Boquería cuatro lechugas: dos largas y dos de hoja de roble por 1 euro!. Hay que consumirlas al poco de comprarlas para que mantengan su frescura y sus hojas estén crujientes.

En todos los supermercados venden bolsas con diversas variedades de verdes. En invierno son prácticas para un acompañamiento pero ahora ahorraremos comprando piezas enteras. Nos cunden mucho más, son recientes y nos sirven para más de un día. Hay buenos aliados para que preparar una ensalada sea casi tan fácil como abrir una bolsa de plástico ya preparada. Los escurridores de lechuga son estupendos. Lavamos las hojas abundantemente debajo del grifo y las centrifugamos para que queden sin agua. Un buen cuchillo y una tabla de madera nos ayudarán a cortarlas a la medida que queramos. Finalmente los mezcladores de aceite y vinagre permiten elaborar aliños en el momento y que cada comensal se sirva en el momento.

Recupero una receta de mi archivo: Ensalada de bombones de queso

Ingredientes: tres tipos de lechugas diferentes, 25gr. de piñones, 250 gr. de fresitas, unarodaja de queso de cabra, 2 placas de pasta brick.

Vinagreta: Aceite, vinagre, mostaza, frambuesas (100gr.), sal y pimienta.

Poner las tres lechugas lavadas y cortadas, encima las fresitas y los piñones tostados (pasar por la sartén). Los paquetitos de queso se hacen cortando rectángulos de pasta brick (se vende en algunas panaderías y en el espacio Gourmet de El Corte Inglés), se pone un tozo de queso de cabra y se cierra como un bombón (en los extremos se puede atar con hilo blanco). Se fríen y se retiran cuando estén dorados. Y se colocan sobre las lechugas. La vinagreta se hace mezclando todos los ingredientes (las frambuesas se pueden chafar o escaldar).

Estos calores tan intensos no invitan demasiado a meterse horas en la cocina. Y a la hora de comer, nos apetecen cosas ligeras y refrescantes. Hablabamos un día de cremas que podemos hacer, adornar y tomar bien fresquitas. Las ensaladas pueden solucionarnos una comida. Podemos ponerles tantos ingredientes como queramos y funcionar como plato único. El otro día hice un pequeño sondeo entre mis cuatro hijos para que me dijeran cuál sería su ensalada ideal. Como no podía ser de otra manera, lo que le gusta a uno, no le gusta a otro. Y, si coinciden en algún ingrediente, ya no lo hacen en los otros.

Desde que hice este sondeo, me preguntan “¿mañana harás mi ensalada?”. Estos día he intentado coger alguno de los ingredientes de la lista de cada uno e incorporarlos a la ensalada del día. Pero eso les satisface a medias. Proximamente haré sus cuatro ensaladas, que aunque parecidas son diferentes. Ahí van:

1. Base de canónigos con tomates cherry, atún y cebolla.

2. Base de pasta con maíz, trozos de tomate, jamón dulce y aceitunas.

3. Base de arroz con cebolla, tomate y aceitunas.

4. Lechuga troceada con pollo, piña y mayonesa.

En las tres primeras el aliño es el aceite de oliva. Si haces participar a tus hijos en la elaboración, seguro que repiten porque “está buenísima”. E, incluso, te disculpan si pones un ingrediente en lugar de otro porque en ese momento no lo tienes a mano. Las diferente formas de la pasta dan mucho juego. También la combinación de colores como en la ensalada de tomate y aguacate con orégano y aceite. La zanahoria o el huevo duro son un buen remate para presentar la ensalada. Os he hablado de los gustos de los niños. A mi marido le gustan casi todas las ensaladas pero preferentemente de patata hervida y fría o de lentejas. Y, eso sí, sin queso. A mí me gustan con variedad de lechugas,  con frutas y tacos de queso fresco. Contra gustos no hay nada escrito.

Enlace relacionado: Tiempo de ensaladas

Libros editados



Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 479 seguidores

Categorías

Archivos