APain - copia

Le Pain Quotidien

Tenemos dos hijas trotamundos que sacan un billete de avión como quien baja a comprar el pan. Son expertas en encontrar vuelos increíblemente baratos, alojamientos estupendos a precios asequibles, rutas culturales y locales gastronómicos con historia o de última creación. Conocen las valoraciones y comentarios que los usuarios cuelgan en la red y tienen criterio propio. Creo que son llamadas a escribir guías actuales, divertidas y muy útiles de ciudades y países. Ellas rastrean nuestra ciudad, Barcelona, de cabo a rabo y “cuelgan” sus descubrimientos en el grupo de whatsapp familiar. Los que nos movemos más por casa acudimos a esa fuente cuando queremos hacer planes nuevos.

Amantes del brunch y de los huevos benedictine, hace unos años me descubrieron Le Pain Quotidien. Allí encontré una bebida refrescante a mi medida -que me apetezca tanto como el agua-: su limonada casera con hierbabuena. Hay también limonada con fresa y  de sandía. La moda de los zumos está muy extendida, pero no todos están a la altura de las expectativas. El detox con manzana verde, naranja, kale, espinacas, hinojo y jengibre me parece buenísimo. Le Pain ofrece varias opciones de ensaladas. Me quedo con la de espinacas frescas, aguacate, remolacha asada y salsa de queso de cabra.

Cuando mis hijas descubrieron Cup and cake empezamos a comprar alguna de sus creaciones dulces como regalo en ocasiones especiales. Los diversos locales que tienen se caracterizan por estar abiertos a la calle. Tienen un ambiente juvenil e informal. La semana pasada fui a comer con mi amiga Isabel. Ella escogió una fajita de pollo con huevo y yo una burger de quinoa con humus y remolacha. Nuestros platos eran una explosión de color y alegría visual. Platos generosos con guarnición de lechugas, fresas y calabaza.

También recuerdo la tarde que toparon con La Fábrica, local de empanadas argentinas, y nos transmitieron con entusiasmo que era muy apetecible. Así que algún día de fin de semana nos hemos regalado una cena en casa con sus variedades (picantes o no, con carne, pollo, verduras, jamón, queso…). Son generosas y saciantes y a buen precio. Para que os hagáis una idea 12 unidades salen a 20 €.

En sus últimas aportaciones al chat nos hablan de Salad Market, en el barrio de Les Corts, donde puedes comer un platazo de ensalada (pasta, quinoa, arroz, lentejas, lechuga…) a 6,90€. Hay una cincuentena de ingredientes para escoger. A menor escala Ametller Origen ofrece ingredientes para confeccionar una ensalada para llevar con diferentes bases y aderezos. La tienda de mi barrio, lleno de oficinas, tiene cola cada mediodía. Y también reseñan El Flako (c, General Alvarez de Castro 5-7), un pequeño local en el Born para los amantes de los cereales, con 70 variedades para escoger y combinar con fruta, chocolates o chuches. Un espacio pensado para desayunar o merendar.

Gracias, hijas, por vuestras recomendaciones. Son un estímulo para salir de casa de vez en cuando y conocer sitios nuevos. Y también una fuente de inspiración para innovar en nuestra cocina recreando y adaptando algunos de los platos que más nos han gustado de esos locales. Mantenedme siempre informada.

Anuncios