Portada Siroco

Una de las preguntas más repetidas en el grupo de whatsapp familiar es “¿qué hay para comer?”, lanzada por los que están fuera de casa ya de camino para sentarse a la mesa. Es también muy habitual que vaya seguida de la hipérbole:”¡me muero de gana!”No siempre contesto a esos mensajes. Si estoy en casa, me pilla precisamente atareada en la cocina y pienso que ya tendrán la respuesta en pocos minutos. “Hay deliciosa verdura”, dije el otro día. Percibí cierta ironía en una contestación: “ah, ¿sí?”. Un rato después, acabado el primer plato, el pequeño de la familia dijo que la verdura estaba realmente buena.

Me atrevería a decir que la judía verde es un vegetal que gusta prácticamente a todo el mundo. Aunque la encontramos todo el año en el mercado, su verdadera temporada empieza ahora en primavera y sigue en verano. Solemos consumir la variedad perona (plana y alargada) o la fina y redondeada (boby). Tengo una amiga que cultiva en su huerto una variedad cilíndrica y amarilla que recoge en pleno agosto. Es tiernísima. Otra amiga acaba de invertir (¡un euro!) en las semillas de su próxima cosecha, lo que me provoca una envidia sana (oxímoron al canto). Judía verde con patata hervida aliñada con un buen aceite es un clásico en muchas casas. Si sobra, suelo picar un diente de ajo y sofreírla bien chafada con un buen chorro de aceite. Se trata de un pseudo trinxat (patata y col).

Cuando llega el calor, la judía pasa a ser ensalada -hervida y mantenida en agua fría para que no pierda el verde intenso- acompañada de atún y huevo duro; con tomate cherry -ahora se encuentran ramas deliciosas del redondo y del tipo pera- zanahoria rayada y dados de queso o mezclada con variedad de lechugas, fruta fresca y frutos secos. Hace un año os proponía una del libro Persiana. Ahora su autora Sabrina Ghayour publica Siroco (Salamandra), atractivas recetas que “están inspiradas en sabores orientales, pero en ellas se utilizan productos, técnicas y estilos de cocina occidentales”.

En sus páginas propone unas judías verdes sofritas como acompañamiento para una carne, pescado o ave que lleva como aliño una mezcla de: 4 ajos cortados en láminas finas, 6 guindillas rojas encurtidas cortadas a rodajas, 4 limones en conserva sin pepitas picados, 20gr de cilantro fresco picado y 2 cucharaditas de azúcar. Todo esto picado en el mortero. Luego se añade 1 cucharada de vinagre de vino tinto y 2 cucharaditas de cúrcuma. Salpimentar. Primero se calienta aceite en una sartén con una cucharadita de semillas de mostaza. Se tapa y cuece un minuto. Después incorporamos la pasta y cocemos un poco más. Tienen su punto, ¿no?

Y antes de que se acabe la temporada de naranjas, otra propuesta de Ghayour: ensalada de dátiles, rodajas finas de naranja, almendras tostadas y berros. Y como aderezo: 2 cucharadas de miel clara, 2 cucharadas de vinagre de vino tinto, 4 cucharadas de aceite de oliva, 1/2 cucharadita de canela molida, sal marina en escamas y pimienta negra recién molida. En Casa Ruiz  y en Morilla del mercado de la Boquería de Barcelona encontraréis todas las especias. Así que manos a la obra.

 

 

Anuncios