granadaCuando llega esta época del año, empiezan los resfriados y muchos se sienten faltos de energía. Bajan las temperaturas y debemos dar carpetazo a algunos hábitos estivales para pasar página en el calendario con otro vestuario, otra ropa de casa y otros platos. El otoño nos trae nuevos alimentos de temporada que nos ayudarán a entrar en calor y a sentirnos mejor. Los tonos caldera son los propios de la estación. Proporcionan calidez, confort y energía. Aprovechad para comprar y cocinar los productos frescos del momento.

Alcachofa. Pronto tendremos las excelentes alcachofas del Prat del Llobregat en el mercado. Las deshojamos hasta quedarnos con el corazón, las laminamos y las ponemos en una sartén con aceite de oliva. Bien fritas y escurridas son buenísimas para tomar tal cual o en tortilla. Otra opción es guisar los corazones en platos con salsa como unas albóndigas, un estofado de ternera o una sepia con patatas. Y siempre que se pueda, a la brasa.

Boniato. Ingrediente esencial para los panellets que se avecinan. Es como una patata dulce y le da muy buen sabor a los pastelitos además de color. Utilizo uno para hacer panellets junto con 500 gr de almendra molida, 500 gr de azúcar y la ralladura de un limón. Para adornarlos, pintadlos con huevo y rebozadlos con piñones o almendras troceadas. En casa, ponemos una almendra marcona entera, como hacía mi abuela..

Calabaza. Hace años que en casa es un clásico la crema de calabaza. Pedid al frutero que os la corte a rodajas para que la podáis manejar mejor. Tiene la piel muy dura. La cocino junto a dos puerros pochados, cuatro o cinco zanahorias y una patata mediana. Esta combinación tiene una textura muy agradable y un color naranja intenso. Podéis utilizarla también como guarnición y añadirla a cualquier combinación de verduras (con cebolla, berenjena y champiñón, por ejemplo). Las pipas tostadas son un buen condimento en ensaladas y cremas.

Castañas y frutos secos. Son muy recomendables como tentempié o para añadir a las ensaladas,  cremas o yogur. Son calóricos por lo que hay que moderar su consumo a un puñado o ingerirlos en situaciones de carencia energética (ideales para excursiones). Las castañas asadas son evocadoras de inviernos y fríos del pasado.

Granada. Es una fruta muy antioxidante. Partidla por la mitad, colocadla boca abajo en un bol grande y dadle golpes con una cuchara para que caigan las semillas. Es un poco amarga. La solemos tomar con zumo de naranja y también en las ensaladas verdes.

Manzana y Uvas. Es el momento álgido de las manzanas. Hay una gran variedad y ya sabéis lo que dice el dicho: “una manzana al día mantiene alejado al médico”. Es recomendable comerla con piel. Troceada y pasada con medio limón para que no se oxide liga muy bien con lechuga y ensaladas. También cocinada con pollo y ciruelas o en forma de compota para acompañamiento. La uva está en temporada alta.

Membrillo. Solemos consumir el dulce de membrillo, rico en azúcar. Por lo tanto, moderación. Es exquisito como acompañamiento de cualquier queso tanto de aperitivo como de postre. Os dejo la receta de Laura, amiga del blog.

Setas. Momento estelar de este manjar que sabe mejor cuando uno ha participado en su recolección. A la plancha con una picada de ajo y perejil o en revuelto son un verdadero placer de temporada.

 

 

 

Manzana y Uvas

 

 

 

Anuncios