aromáticasHay quien cree que todos los seres vivos pertenecemos a la misma categoría. No es mi caso. Creo que el ser humano, aunque en ocasiones no lo demuestre, es todavía un ser más evolucionado que el género animal sin más y que el vegetal. La interrelación con nuestros congéneres es parte fundamental de nuestra existencia, pero cada vez más lo es la relación con los animales y con las plantas. En estos casos la comunicación se establece por canales diferentes puesto que no hablamos el mismo idioma. Hoy nos centraremos en nuestra relación con el mundo vegetal.

Vivimos un periodo de auge de técnicas de relajación, de yoga, de  meditación…que ponen en valor el silencio y la desacelación en la que vivimos. En este contexto se enmarca el mindfulness, la conciencia plena. Se trata de ejercitar nuestra mente para que se centre en el presente, en lo que hacemos justo en este momento, sin distracciones ni interferencias. Esta capacidad y técnica se puede trabajar con la respiración, dibujando, y también, dicen los expertos, cuidando de una planta. El hecho de prestar atención a una planta, de podarla, abonarla o regarla nos proporciona  bienestar. Es terapéutico.

En estos día de calor, la vegetación se agradece. También en nuestras casas. En terrazas y balcones las plantas refrescan el ambiente y dan sensación de naturaleza, lo que está más que probado que relaja y alivia el estrés. Sin olvidar su función estética, que también es muy importante en el hogar. Crear pequeños rincones con flores y plantas da mucha vida. Los que por diferentes motivos somos atractivos para los mosquitos, podemos encontrar en algunas especies buenas aliadas. Colocar cerca de donde nos situemos una citronella es una buena estrategia. También la albahaca y la menta, que además nos sirven de condimento en la cocina.

Muchas plantas llegan a casa de la mano de alguien que nos la regala. Cuando va pasando el tiempo, esa planta que crece, nos recuerda a la persona y la ocasión que propicio su entrada en casa. Algunas tienen mucha utilidad como los dos esquejes de aloe vera que me regaló Lourdes y que ya han sido utilizados en casa para aliviar rojeces de la piel y picaduras. Hay mucha variedad de plantas aromáticas de pequeño formato útiles para nuestros platos, refrescos e infusiones. Las podemos agrupar en una cesta, caja o jardinera y tenerlas a mano.

Que las plantas nos acompañen es un buen lema para el verano y para la vida. Os dejo dos artículos que he publicado en el canal Vivo de La Vanguardia y que insisten en los beneficios de las plantas:

http://www.lavanguardia.com/vivo/ciudad/20160611/402368535279/como-convertir-tu-terraza-en-un-huerto-urbano.html

 

http://www.lavanguardia.com/vivo/ciudad/20160613/402473450656/plantas-oficina-productividad-creatividad.html

Anuncios