frambuesas.jpgAunque no hay evidencia científica que explique la llamada astenia primaveral, las estadísticas señalan que la mitad de la población la padece. La etimología de la palabra es ilustrativa: a (indica privación), sthénos (fuerza).¡Qué bien se expresaban los griegos! La persona siente que le faltan las fuerzas y está cansada. Con frecuencia suelo comentar en casa las propiedades energizantes, antioxidantes y benéficas de muchos alimentos con la convicción de que contribuyen a mantenernos sanos. Me suelen decir que me invento -no tengo tanta imaginación- las argumentaciones para “camelarlos”. Si hoy lo hago es, como siempre, con la mejor de las intenciones.

El cambio de horario y la mayor exposición solar, los altibajos de temperatura y humedad que caracterizan esta estación, el polen que pulula por nuestros aires…son algunos de los factores que hacen que ciertas personas se sientan decaídas. Los expertos recomiendan combatir estos síntomas con más horas de sueño, ejercicio y comida sana. Las frutas frescas, que en esta época se renuevan, son una fuente de estímulo y energía para combatir la astenia. Así lo percibo aunque no haya tampoco evidencia científica que lo respalde.

En el libro Breakeast Love (Salamandra), de David Bez , que ya publicó uno sobre ensaladas, he encontrado propuestas de desayunos muy vitales para empezar el día, donde no falta el colorido de los frutos rojos. Si montas un plato con los ingredientes troceados y bien dispuestos, sólo con verlo te animas. En los que llevan pan os recomiendo pasar por Turris. Tienen unas variedades increíbles. He escogido tres desayunos fáciles y apetitosos:

Opción 1: Arándanos, aguacate, pan de centeno y queso de cabra.

Opción 2: Pera, kiwi, quinoa , semillas de lino y unas hojas de hierbabuena.

Opción 3: Nectarina, higos, pan de masa madre y queso de cabra

Me gustó mucho la pera cortada como un carpaccio con un ligero toque de miel, que nos dieron de postre unos amigos recientemente. En cualquier momento del día, una bandeja de fruta recién cortada es un buen cargador de pilas. La preparo a diario. Opto por frutas que no se oxidan como la piña, el fresón o el kiwi. Y tengo más que comprobado que la fruta pelada y troceada es muy tentadora, incluso para los que  de entrada se muestran reacios a tomarla.

Mi hijo pequeño es un amante de las frambuesas y de los arándanos. Le gusta comérselos solos y también añadirlos al yogur. Observo a la salida del colegio una creciente presencia de plátanos y fruta cortada en recipientes para merendar. Creo que el caso es tener siempre buena fruta a la vista.

El agua con limón es uno de mis vicios del buen tiempo. Es refrescante y depurativa. Conozco a varias personas de mi entorno que empiezan el día con un vaso de agua tibia con zumo  de limón. Otra buena combinación es con menta o hierbabuena. La astenia primaveral con todos sus interrogantes suele tener fecha de caducidad, no dura más de veinte días. Tomar fruta es un buen revitalizante. Comprobado.

 

Anuncios