The_Capsoul_te_granel_infusion_manzana_jazmin_01_1024x1024Soy de las que quedo para “tomar un café” cuando en realidad no lo tomo nunca y debería decir que lo hago para tomar una infusión. Lo de quedar para compartir un té suena muy british pero tampoco me encaja porque yo lo que consumo es todo tipo de infusiones que no lleven cafeína ni teína. No hace muchos años me movía entre pedir una manzanilla, un poleo o una tila. Pero el mundo se mueve y soplan vientos a favor de los amantes de las infusiones de hierbas. Los restaurantes ofrecen cartas con muchas variedades o te acercan cajas con su oferta. También aumentan las tiendas dedicadas al tema.

El año pasado Eli me descubrió The Capsoul. Este año Glòria me ha regalado en Navidad nuevas variedades. Y hace pocas semanas han abierto un local de esta marca muy cerca de casa que ya he visitado en varias ocasiones. Se trata de un comercio lleno de color, muy atractivo, donde puedes encontrar infusiones en botes perfectamente ordenados por secciones o en cápsula, compatibles con muchas máquinas de café, y donde las variedades de las mezclas parecen infinitas. Las tradicionales van envueltas de otro aire, aderezadas con cítricos, especias o frutas. También hay tés y cafés.

El momento infusión se eleva así a una experiencia más estética. Aunque los supermercados ofrecen una amplia gama de cajas de bolsitas para infusionar, no es lo mismo que hacerlo en una tetera. Es todo un ritual, que lleva unos minutos más pero que se disfruta también muchísimo más. Hervir el agua, colocar la mezcla, dejar que reposen los minutos requeridos en cada caso, poner una bandeja, una taza bonita…y tomar en solitario o en compañía. En las tiendas de The Capsoul tienen ambientadores y velas para crear un momento chill out total.

Los botes de The Capsoul invitan al coleccionismo por su variedad y colorido. Estoy pensando en ponerlos en una caja o cesta y tenerlos siempre a mano para ofrecer a los de casa o a las visitas. Las cápsulas son cómodas y permiten que cada persona escoja la combinación que más le guste. Merche ya me había traído unas de farmacia de la marca Aquilea.

Bienvenidas las nuevas variedades y las nuevas tiendas (The Capsoul). Así amplío mi listado de infusiones preferidas: Equilibrio de Sans&Sans, que es nuestro código de complicidad con Lola; Be cool de Kusmi Tea, que comparto con el mayor de mis hijos, y también la línea Excelssia de Tea Shop, que de momento consumo al final del día en solitario. La última vez que se la ofrecí a mi madre en la sobremesa me dijo que se quedó grogui. Con razón: valeriana, frutas y flores.

Enlace relacionado: Infusiónate

 

Anuncios