Hace unos días nos sorprendió una bajada considerable de las temperaturas. Seguíamos la inercia del verano y sus costumbres alimentarias y de indumentaria. Ese aviso era un anticipo de lo que está por venir. Aunque las fechas en el calendario ya no son lo que eran vamos hacia días más cortos, con menos luz solar y más frío. Y toca prepararnos y acondicionar nuestros hogares para la llegada del otoño y del invierno. ¿Por dónde empezamos? Yo me he puesto con la ropa de cama. Esas horas de frío nos descolocaron. Esa noche me arrullé en la ya insuficiente sábana y apreté tanto los músculos que me levanté dolorida. Alguien de casa más rápido que yo se hizo con la mantita del sofá o se enfundó en una sudadera para salir del paso. Al día siguiente bajaban del altillo los nórdicos.

Para parar el primer golpe, los puse encima de la cama. Lo siguiente ha sido cambiar las sábanas de todas las camas y ajustar los rellenos a sus fundas. Los guardé en una bolsa antipolillas y el de la cama de matrimonio envasado al vacío. Ahora resurgen blancos y mullidos para dar calor a nuestras habitaciones. Hace años que una amiga me aconsejó utilizar las fundas nórdicas sin relleno como sábana de verano. Y así lo hago. Me gustaría tener un amplísimo armario destinado a la llamada ropa blanca, pero no lo tengo. Así que toca simplificar. Tengo un par de juegos por cama. Están nuevos y les doy mucha vida. No tiene sentido acumular diferentes modelos de sábanas, algunas ya viejas y desgastadas. La limitación de espacio me ha hecho apostar por la practicidad. Además si aprovechamos las diferentes ofertas de las tiendas de ropa del hogar, se puede renovar por poco dinero la estética de nuestros cuartos y no te cansas de usar siempre los mismos modelos.

La puesta a punto de nuestras habitaciones para la nueva temporada es un buen momento para aprovechar y limpiar bien por debajo de las camas, lavar fundas de colchón y almohadas. Una vez vestidas las camas, podemos incorporar cojines y plaids para acabar de completar el conjunto. Si vemos alguna prenda un poco desgastada o en mal estado, es el momento de cambiarlas. En esta época hay buenas ofertas de sábanas bajeras o de rellenos de almohadas o cuadrantes. Las tiendas Textura y Sandra Marques ofrecen gran variedad a muy buen precio. Si tu presupuesto es más amplio, en El Corte Inglés hay catálogos muy atractivos de diversas marcas. Cuando llegue el frío para quedarse y ya lo tengas todo listo, te puedes ir a dormir tranquilo. ¡Qué gusto!

Anuncios