En primer lugar quería deciros que como ama de casa a tiempo completo mi temporada alta coincide con las vacaciones escolares. El trabajo me ocupa la mayor parte del tiempo y me quedan pocos ratos libres. Así que, muy a mi pesar, espaciaré la publicación de nuevos artículos. Eso es lo más probable. Otra posibilidad es que la tan predicada corresponsabilidad doméstica se haga realidad y me sobre tiempo. Ya se verá. En todo caso, hoy me apetecía comentaros las últimas incorporaciones gastronómicas de casa. Como casi siempre vienen de la mano de una buena recomendación.

Lök Rostad. Producto que venden en la zona de comida de Ikea, a la salida de la tienda. Se trata de un aperitivo de cebolla frita. Se vende en botes de plástico de 100gr y tienen una caducidad larga. Son un buen condimento en cualquier ensalada porque le aportan una textura crujiente. También se puede utilizar para adornar alguna crema en lugar de picatostes.

Ghirardelli chocolate (www.ghirardelli.com). Mi amiga Lourdes me trae desde la bahía de San Francisco una exquisitez de éxito. Unas chocolatinas rellenas de caramelo con un punto de sal marina. En el paquete de presentación te invitan a “desacelerar” y disfrutar de una experiencia placentera. Con este manual de instrucciones, saboreo la gragea de chocolate negro y siento un regusto como a tofee de la Vda. Solano de toda la vida y… sí , una pizca de sal. Me gusta.

Rallado de mar de Pescanova. Pasamos de California a la zona de frescos del supermercado. Yo la he encontrado en Mercadona. Se trata de unas bolsas de abre fácil con un rallado tipo palitos de cangrejo que cuestan menos de dos euros. Tiene una presencia ideal para combinar en ensalada. Lo he usado últimamente para hacer canapés. Mezclo un sobre con dos latas de atún y dos huevos duros rallados. Con una cuchara pongo una cantidad sobre una tostada tipo craker -no se reblandecen- y gustan mucho como aperitivo (www.pescanova.es).

Y para acabar os informo de dos tiendas de reciente apertura en mi barrio que ofrecen productos auténticos, con sabor a campo:

Granja Armengol. Se trata de una lechería con productos de la localidad de Gurb. Los yogures naturales y el queso tipo mató son mis preferidos por su calidad y precio. Hay mucha oferta más de capricho como el tiramisú, los yogures con mermelada de frutas o las mousses. Las reservo para ocasiones especiales. (http://www.granjaarmengol.com/)

Casa Ametller. Ofrecen productos de la tierra sin intermediarios. A mí me interesa el tema de los frutos secos. Hay variedad y calidad a un precio razonable. Las frutas y hortalizas frescas son de buena calidad y tienen muy buena presencia pero en los mercados municipales se compran más baratas. (http://www.casaametller.net/)

Anuncios