Cuando era pequeña -soy de la era Cuéntame– el festival de Eurovisión constituía un acontecimiento importante en las casas. Ese día estábamos preparados con antelación sentados en el sofá frente al televisor. Recuerdo un año en que nos representaban Sergio y Estibaliz  -del clan de Mocedades– y el festival coincidió con las vacaciones de Semana Santa. La efeméride nos pilló de camino a Valencia. ¡Tuvimos que parar en una estación de servicio para ver a nuestros representantes! La velada de Eurovisión prepárabamos una cena informal para picar. Un clásico era la tortilla de patatas de mi madre. No sé si he distorsionado el recuerdo pero creo que los últimos años también incorporamos palomitas. Eurovisión “ya pasó”.

El inicio de la Eurocopa y la próxima celebración de los Juegos Olímpicos se celebrarán en casa al viejo estilo Eurovisión. El motor es nuestro hijo de 14 años, incondicional de cualquier retransmisión deportiva, pero hay que decir que le apoyo con gusto. Y que, a lo tonto a lo tonto, acabamos toda la familia, abuelos incuídos, organizando una merendola para ver el partido de fútbol. En la última edición de la Eurocopa a medida que la roja iba superando fases organizábamos con amigos el aconteciemiento con adornos y escenografía.

Me parece una excusa tan buena como la de mi infancia para disfrutar de nuestras casas festivamente. La comida es esencial. Lo ideal es que sea informal y fácil de comer. Nada de salsas o de platos que requieran cubiertos. La mejor opción es disponer la comida en una mesa y que cada uno se sirva en su plato. Sugerencias: mini chapatas con tomate y jamón, brioches pequeños con jamón York, croquetas, tacos de tortilla de patatas, una quiche de verduras cortada a triángulos, tostadas con sobrasada y queso, nachos con guacamole, pinchitos de membrillo con queso, mini hojaldres con champiñones…

Un pica pica puede ser sano y saludable aunque entiendo que en estos encuentros se reclama alguna excepción. El otro día en el festival de inglés de uno de nuestros hijos incorporaron en el tentempié final cerezas y fresas y fue un éxito. No soy partidaria de patatas fritas, aceitunas y especies diversas con olores intensos que ensucian las manos y, que si caen al suelo, lo dejan hecho un asco. Así que opto por variedad de canapés en pequeño formato que pueden manejarse bien. Para el postre, pinchitos de fruta, avellanas suizas, bizcocho troceado o pastas de té. Y…si llegamos a la final…se admite cualquier cosa.

¡Qué disfrutéis de la Eurocopa!

Enlace relacionado: Propuestas sencillas de primavera

Anuncios