…lo que vieras. Es una norma de recomendable cumplimiento empatizar -como se dice ahora-con el lugar y las personas lejanas a nuestro entorno. Salir de nuestras costumbres y descubrir otros espacios y tradiciones nos enriquece y amplía nuestros horizontes. En temas de alimentación es muy curioso cómo cambian en pocos kilómetros los productos, las formas de cocinar e incluso las denominaciones. Cuando te muevas, déjate llevar por lo auténtico y típico del lugar, interésate por sus orígenes. De regreso a casa verás esos alimentos con otros ojos, mejores y exigentes. Esos productos entrarán en tu nevera y en tu despensa como amigos que conociste en otro lugar.Todo esto viene a cuenta de una reciente escapada que hice con dos amigas a Menorca. Estuvimos dos días. Dos días en los que visitamos el mercado de comida como lugareñas, tentadas a facturar una maleta llena de productos de la tierra. Lejos de las miradas de nuestros hijos, que “alucinan” de que nos pueda gustar hacer estas cosas, estuvimos contemplando los puestos de fruta, de carne, de embutidos y especialmente el espacio de venta de pescado. Maravilloso. Un habitual en las paradas es el Cap roig y el gallo de Sant Pere, exiquisitos pescados cocinados a la brasa o al horno. Los mejillones de roca eran otra delicia que abundaba, muy gustosos hechos al vapor con romero.

La sobrasada es un embutido que no deja indiferente. Personalmente me gusta tomarlo puntualmente porque es contundente pero de esta manera lo disfruto más. En el mercado de Ciutadella y en las tiendas de embutidos colgaban generosas en diferentes grosores y tamaño. Está buenísima con un buen trozo de pan artesano y acompañada de queso. Y hablando de queso, delicioso el de Mahón. Este queso tiene denominación de origen y se presenta fresco, tierno o curado.

La ensaimada es una especialidad mallorquina y menorquina. Es fácil encontrarlas envasadas al vacío, rellenas de cabello de ángel, chocolate o crema. Pero si te quieres asegurar de que sean del día, tienes que encargarlas con antelación. Dos recomendaciones en Ciutadella: Díaz (Polígono Industrial, 17) y El Diamante (Josep Maria Quadrado, 41).

Ha quedado pendiente probar una caldereta de langosta y unas berenjenas rellenas pero será la próxima vez. 

Enlace relacionado: ¡Qué ensaimadas!

Anuncios