La llegada de la primavera, junto con muchas otras cosas, incita a dar un giro en nuestras rutinas alimenticias. Minimizamos los objetos decorativos de nuestras casas, aligeramos los armarios, vacíamos el congelador de bolsas para el caldo y estofados…y buscamos más color, informalidad y alegría en nuestros platos. Llevamos una temporada en la que día sí, día también, la televisión da un partido de fútbol “decisivo”-o eso nos hace creer nuestro hijo de 14 años-. Algo de cierto debe haber. Que se lo digan a mi amiga Gemma que el tener una pantalla gigante le está reportando jornadas con más de 30 personas en su casa.

Ella me explicó algunos de sus recursos para alimentar a los seguidores. Me gustó mucho su propuesta de sandwich vegetal: Hacer emparedados con pan de molde normal e integral. Para el relleno, picar varios huevos duros y mezclarlos con mayonesa. Incorporar canónigos pero que no se chafen mucho para que queden voluminosos. Servírlos fríos, cortados a triángulos.

Rossend me envió, a propósito del post Las recetas de mis amigos, otra sugerencia. Se trata de un aperitivo sencillo y resultón; atractivo para los más pequeños: Espirales. Los ingredientes son: jamón york cortado fino, queso en lochas (tipo El Caserío) y papel film. Sobre una loncha de jamón ponemos una loncha de queso y lo enrollamos (a menudo debemos poner varias lonchas, una al lado de otra). Una vez formado el tubo, lo envolvemos con el papel film para mantener la forma y cerramos los extremos como si se tratara de un caramelo. Lo ponemos en el congelador. Lo podemos sacar al día siguiente, un rato antes del aperitivo. Cuando empiece a descongelarse, pero aún esté rígido, sacamos el envoltorio y cortamos el tubo en rodajas (descartamos las puntas para la presentación en la mesa). ¡Listo! Rossend propone variantes con más sabor (añadiendo unos trozos de queso azul o ciruela confitada) o sustituir el jamón por pan de molde y rellenarlo con olivada o sobrasada. 

Y finalmente quiero compartir con vosotros un descubrimiento que me llegó de la mano de mi amigo Albert: Ficoide glacial. Se trata de un vegetal que parece una planta escarchada. Me la dio a probar y me encantó su textura cruijiente y carnosa. Después leí al colectivo gastronómico 5 a Taula comentar que es novedoso en la cocina como acompañamiento o mezclado en ensaladas. En http://www.gastronomiaycia.com/2010/05/03/ficoide-glacial/  encontraréis más información.

Anuncios