Una de las premisas que guían la vida doméstica y que ayuda a que las cosas salgan bien se resume en una palabra: organización. Hacer listados, escribir en la agenda, pautar los tiempos, priorizar temas…son buenas herramientas para disfrutar de la festividad de la Navidad sin agobios y estreses. Los tiempos que vivimos imponen austeridad y contención. Podemos celebrar las próximas fiestas en nuestros hogares cuidados y adornados con toques especiales y gastando poco dinero.

Os señalo algunas sugerencias a que a mí me funcionan:

– Comprar alimentos frescos y congelarlos. Algunos pescados y piezas de carne dentro de un mes serán mucho más caras.

– Aprovechar todas las ofertas que los supermercados ofrecen de segunda unidad al 50%, promociones de 3×2 y similares. Si no teneis demasiado espacio en la despensa, proponed a algún amigo ir a medias.

– Adquirir alimentos de larga duración o envasados al vacío que os permitan improvisar una merienda o una cena. Por ejemplo, embutidos, latas, patés, dulces y turrones…

– Incorporar a nuestra despensa algún alimento que consideremos de fiesta en casa como, por ejemplo, una caja de gambas –La Sirena ofrece muy buenas ofertas. También, Mercadona-.

– Recuperar objetos decorativos con motivos navideños. En casas de nuestros padres y abuelos seguro que hay mantelerías, platos o bandejas que están de tremenda actualidad.

– Merodear por mercadillos donde se encuentran adornos bonitos y baratos tipo velas, servilleteros o pizarritas para poner los nombres de los comensales.

– No comprar la planta de Navidad con demasiada antelación. Con la calefacción de casa se caen las hojas o se ennegrecen. Mejor que luzca esplendorosa los días más señalados. También hay modelos artificiales muy logrados.

– Adelantar la compra de los regalos que tengamos claros. Hacer un pequeño listado y marcarnos un presupuesto.

-Pensar en la ropa que queremos ponernos esos días especiales y tenerla al día.

– Montar el árbol de Navidad y el pesebre con tiempo, antes de que los niños empiecen sus actuaciones y demandas de trabajos especiales para el colegio. Los próximos días festivos son una excelente oportunidad. Bien pensado, ya que lo montamos con esmero, que luzca un buen tiempo. Que los niños participen y aporten sus ideas aunque sean discutibles estéticamente.

– Pensar menús “especiales” pero que se ajusten a nuestra disponibilidad de tiempo y presupuesto. Es muy importante que sea del gusto de todos. En este enlace encontrareis un abanico maravilloso de ideas: http://webosfritos.es/2011/11/recetas-navidad-2011/

La vida diaria nos consume pero podemos buscar huecos para adelantar recados. Una de las acciones más gratificantes es la de tachar una palabra de un listado: una cosa menos y una sensación de creciente tranquilidad. Conteneos de ir añadiendo nuevas líneas a la lista. Puede ser interminable. Manos a la obra.

Anuncios