El asador al vapor de Lékué ha sido galardonado con el premio Delta de Oro 2011. Estos premios, que otorga la Asociación de Diseño Industrial del FAD (ADI-FAD) desde 1961, son galardones bianuales de diseño industrial. El asador al vapor de Lékué es un maleable bol de silicona apto para horno -resistente hasta 220º-, microondas, lavavajillas y congelador. Es útil para preparar y mezcar ingredientes, también para cocinarlos e incluso para comerlos. Sirve para todo tipo de alimentos: carne, pescado, verduras y para cocer pan casero (un tema que resurge con fuerza. Un día hablaremos en el blog). Su precio es de 24.50 euros.

El objeto premiado responde a las necesidades actuales de cocinar sano, saludable y rápido. Permite texturas crujientes y una cocción al vapor que conserva todos los nutrientes de los alimentos. El bol es de silicona platino, material emblemático de la marca Lékué (http://www.lekue.es/). Recuerdo que me inicié en este material con los moldes pasteleros. Sólo conservo uno de toda la vida -y así lo denota su aspecto- metálico donde desde adolescente hago el bizcocho del yogur. Pero la silicona me proporcionó variedad en las formas -el de árbol de Navidad es ya un clásico- y una gran comodidad para desmoldar y lavar los recipientes. La silicona de Lékué es muy reconocible por sus llamativos colores y su extensa gama de productos está muy bien distribuida en todas las casas de menaje.

Hace poco le ragalé a mi tía, fanática del limón, unos prácticos exprimidores manuales para no mancharse y sacarle todo el jugo al cítrico. Me han resultado también muy prácticas las manoplas de cocina y los recipientes para hacer cubitos de hielo con formas originales. Tengo pendiente comprar una rejilla que se adapta a la forma del plato, para descongelar alimentos, y el famoso estuche de cocción al vapor -mi cuñada me regaló el libro con todas sus posibilidades y recetas-.

El asador al vapor ha sido diseñado por Compeixalaigua Designstudio (http://www.compeixalaigua.com/), formado por Xavi Flores (Barcelona, 1975) y Ruth Pérez (Barcelona, 1977). Diseño jove de gente joven. Sin duda, este tipo de creaciones va moldeando nuestra vida doméstica y cambiando el paisaje de nuestras casas. En la sede del FAD (pl. dels Àngels, 6, de Barcelona) se puede visitar hasta septiembre la exposición con los proyectos seleccionados y los galardonados. Los premios Delta se incorporan al fondo patrimonial del Museu de les Arts Decoratives, como ya vimos con cubo para fregar ecológico.

Anuncios