He comentado en varias ocasiones que el orden y el cuidado del hogar no deben impedir que nuestras casas sean espacios vividos donde la actividad provoque movimiento, desorden y, en ocasiones, caos. Todo ello reconducible. Y para enfatizar suelo sentenciar: una casa no es un museo -sin ánimo alguno de connotar peyorativamente este término-. Rossend Casanova, conservador de museo precisamente, le dio una nueva lectura a mi afirmación el pasado miércoles en la presentación de ¡Socorro! Me independizo (Martínez Roca).  Señaló que los muebles y objetos de nuestras viviendas conforman parte de nuestra propia biografía; que, si los cuidamos, éstos pasan de generación en generación y pueden llegar a formar parte del fondo de un museo.

Los museos nos enseñan objetos y mobiliario que en algún momento fueron paisaje cotidiano de un hogar. Y ese recorrido, visto desde ambos extremos (casa y museo), es apasionante, conforma la historia. Casanova, que trabaja en el museo de artes decorativas y también del diseño, nos habló de objetos y electrodomésticos diseñados para hacernos la vida más fácil.

Victòria Cardona, escritora y orientadora familiar, también participó en este acto. Resaltó la importancia de las relaciones emocionales que se establecen en el hogar. Cardona, maestra, esposa, madre y abuela, sabe bien de que habla. Comentó que nuestras casas constituyen una empresa en la que rigen unas pautas y actividades, donde cada miembro tiene sus tareas. Victòria y Rossend pusieron su saber sobre la mesa y enriquecieron así el apasionante tema del hogar y la vida doméstica. Ambos, con sus palabras, resaltaron el lema de este blog: cuida y disfruta tu hogar. Les agradezco el hacerme sentir cómoda y querida como en casa.

El saber que si cuidamos nuestras casas algunos de sus elementos los podrían ver nuestros descendientes dentro de varios decenios es un nuevo estímulo. Y buen ejemplo es el Museu del Modernime Català (www.mmcat.cat) , que esta pasada semana celebró su primer año de vida. Allí podemos imaginar cómo estaban decoradas algunas casas con muebles y objetos de estilo modernista. Es una ventana a la imaginación a través de cuadros, cómodas, espejos y otros bellos objetos.

Anuncios