Montar una casa es una de las experiencias vitales que dejan huella. En nuestras trayectorias personales el hecho de organizar una casa equivale a hablar de situaciones importantes: cuando me independicé, cuando me casé, cuando me fui al extranjero, cuando me trasladé a estudiar fuera… El primer montaje de casa es un rito de paso hacia un estadio de madurez superior del punto del que partíamos. ¿Por qué? Porque salir de un nido para construir otro equivale a asumir responsabilidades que antes no teníamos. Entramos de pleno en el control de los mandos de nuestra vivienda. Y eso conlleva pensar qué modelo de casa queremos, qué elementos decidimos que son esenciales para contruir nuestro hogar, que presupuesto tenemos, cómo nos vamos a administrar… Todo ello implica organizar la vida doméstica y descubrir que la vida cotidiana está hecha de uno y mil gestos que nos hacen la vida más agradable.

Comprar, cocinar, lavar, planchar, limpiar, ordenar, invitar, descansar, compartir y una larga lista de infinitivos forman parte del mundo de los independizados, de aquellos que han dado el salto a tomar las riendas de su hogar. Y este hecho se repite generación tras generación. Cambian las prioridades, los modelos, las ofertas de decoración, los servicios domésticos y la tecnología pero todo nos lleva a lo mismo: a construir un nido donde poder decir “como en casa en ningún sitio”.

Este proceso de ir en busca de vivienda, de formalizar la compra o el alquiler, de amueblarla, decorarla y darle nuestro sello para vivirla es el tema de mi nuevo libro ¡Socorro! Me independizo. (Martínez Roca). El próximo miércoles 23 de marzo, Victòria Cardona y Rossend Casanova me arroparán en el acto de presentación. Será en la librería Excellence de Barcelona a las 19.30. Espero que la lectura os resulte entretenida y útil. Deseo seguir intercambiando con todos vosotros información para hacernos la vida cotidiana más fácil.

Anuncios