A la que alguien entra un virus en casa, el riesgo de pillarlo los demás miembros de la familia es muy elevado. En el mundo de las nuevas tecnologías, se impone el término “vírico” para expresar que algún contenido o mensaje se extiende rápidamente y con facilidad. En las casas con niños pequeños, los virus llegan con fuerza de colegios y parvularios. Por eso, muchos médicos aconsejan a los abuelos tomar precauciones en el contacto con los nietos con gripe, afecciones respiratorias o estomacales. En casa ya tenemos toses varias y ráfagas continuadas de estornudos. Por la noche, intento atinar quien tose, porque no todas son iguales.

Así que por la mañana abro de par en par las ventanas para que entre el aire fresco de este otoño recién estrenado. El objetivo es que renueve el ambiente y se lleve por delante las partículas de virus suspendidas en el aire (si es que funciona así). Es tiempo también de cambiar sábanas y toallas más a menudo, sobre todo si alguien ha tenido fiebre. ¿Qué más podemos hacer?. Hay varias medidas que ayudan a mantener a raya los virus como: no beber del mismo vaso, lavarse las manos con frecuencia, poner el brazo -no la mano- para taparnos la boca cuando tosemos o utilizar pañuelos de papel para sonarse y tirarlos inmediatamente a la basura.

Cuando nos encontramos mal, anhelamos llegar a casa y estar cómodos. Pero vale la pena tomar precauciones para que el resto de la familia no se vea afectada. Una dieta rica en fibras, frutos secos, verduras y hortalizas, pescado azul y gran cantidad de líquidos (agua, zumos o infusiones) es muy adecuada para fortalecer nuestro organismo. La calefacción, que ponemos en marcha estos días, también provoca sequedad de las mucosas y de la piel. El agua nos mantiene hidratados y los humidificadores ayudan a mantener el ambiente más saludable.

Para las toses nocturnas que tanto molestan al que las padece y al que las oye, hay que probarlo todo: jarabes naturales, supositorios, limón exprimido caliente con miel, o media cebolla cortada en el cuarto. El resultado es bueno aunque te ambienta la casa de lo lindo. Al día siguiente tocará airear doblemente para que se vayan los virus y el intenso olor a cebolla.

Anuncios