El desayuno debe ser la comida del día más generosa en calorías. Ya conocéis el dicho: “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Con él, los expertos en nutrición nos alertan de qué debemos empezar el día aportándole una buena dosis de energía a nuestro organismo.Y después ir reduciendo las cantidades durante la jornada. Dicen, además, que las calorías de esta primera ingesta son las que se queman con más facilidad. Y sin embargo cuánta gente desayuna mal o no desayuna “porque a primera hora no me entra nada”.

En casa, los domingos solemos desayunar juntos -el sábado depende de las actividades deportivas de nuestros hijos-. Es curioso porque ese día todos desayunamos  generosamente. Ponemos fruta, cereales, tostadas, croissants…y quien más quien menos, alarga la mano varias veces para probar más de una cosa. Primera constatación: el estar todos juntos estimula el apetito y la conversación. El relajo de horarios también ayuda mucho.

Los días de diario hay casi tantos horarios de desayuno como miembros de la familia. Mi hija mayor siempre tiene prisa y coge algo para tomarse por el camino. La segunda para no llegar tarde, se toma el desayuno de pie. Mi hijo mediano necesita ver la información deportiva para desayunar a sus anchas. Y el peque va a un ritmo cansino mientras mira algún dibujo animado. No ceso de repetirles que rendirán mejor si toman fruta, cereales y leche. De vez en cuando les hago un pastel, unas torrijas o unas gofres para variar y estimular su apetito.

Pero mis dos grandes aliados para triunfar en el desayuno, sin distinción de edades, han sido el plátano y los Cuétara Choco flakes. Un plátano no muy grande y más bien verde se lo zampan sin problemas. Y los Cuétara vuelan. Antes tenía dos o tres tipos de cereales para escoger. Desde hace tiempo, sólo quieren estos. Y sólo compro estos a razón de caja cada día y medio. En los supermercados curiosamente no están en el apartado cereales, están con las galletas. Por curiosidad, los probé un día y me gustaron mucho. Así que debo controlar mis impulsos porque yo ya no necesito tanta energía ni calorías. No sé cuánto durará la euforia Choco flakes pero hay que aprovechar el tirón.

Anuncios