Estamos en aquella época en la que si nos vestimos totalmente de verano, sentimos frío. Pero tampoco nos vemos enfundados totalmente en un conjunto de invierno. Época de transición. Y llega un día que al abrir la ventana el aire se percibe diferente, más nítido, más frío, más de otoño. Se acabó el vivir con las ventanas de par en par. De nuevo hacia dentro, a acondicionar el nido. Es curioso porque el cuerpo nos pide en cierta manera que cambiemos de estación, de rutinas, de luz, de vestimenta, de alimentación. Para dentro de dos días anhelar lo contrario.

Para que cuando llegue el frío no nos coja sin recursos, os paso una receta que me manda mi cuñada Pilar. Se trata de un preparado casero para hacerse en cualquier momento una taza de chocolate caliente. ¿Os apetece?

chocolate a la taza homemade siempre a punto
 
Para 12 tazas:

– 180g de chocolate fondant (se recomienda del 55% al 65% de cacao)
– 12 cucharadas de cacao amargo en polvo
– 4 cucharadas de azúcar de caña ( moreno)
– 8 cucharadas de azúcar normal
– 12 cucharadas rasas de fécula de patata

Preparación: simplemente pulverizar en un mixer de lamas el chocolate fondant . ¡Atención! Hacerlo intermitentemente para que el calor no lo deshaga. Luego mezclar bien todos los ingredientes y meterlo en un pote hermético. Conservar en lugar seco y fresco.
 
Llegado el momento en que uno llega a casa con antojo de taza de chocolate: poner 3 cucharadas de la mezcla en un puchero con 150ml de leche que iremos añadiendo poco a poco, para deshacer bien el polvo sin que se hagan grumos. Entonces, poner a fuego bajo sin dejar de mezclar y esperar a que hierva. Dejar que espese a vuestro gusto. Y a disfrutar. Recordad que el chocolate tiene excelentes propiedades entre las que destacan su poder antioxidante y energizante. Levanta el ánimo en los días más grises. Vale la pena ponerse con el preparado para afrontar futuras situaciones de diferente índole.

Anuncios