Recuerdo las sobremesas de mi infancia en las que mi abuela y mi madre siempre tomaban una infusión. Optaban por la manzanilla y por el poleo-menta (o menta-poleo, como la llaman otros). Suena un poco a “Cuéntame”: infusión en taza ámbar de duralex. Otra imagen un par de décadas después: durante una estancia estudiantil con mi marido conocimos en Boston a un directivo del Hotel Ritz-Carlton. La primera vez que nos encontramos era junio, hacía un intenso calor húmedo y nuestro anfitrión no paraba de beber. Yo creí que era whisky. Pensé que los empleados conocían bien a su dueño y que le rellenaban el vaso largo con hielo cada vez que lo veían medio vacío. Él mismo, quizá percibiendo cierta perplejidad por nuestra parte, nos dijo que era té helado, que resultaba muy refrescante y que allí lo toma mucha gente con las comidas.

Y ya en el presente, es habitual que entre amigas digamos que “quedamos para tomar un café”, cuando a la hora de la verdad casi todas somos de infusiones. Lourdes ha ido pasando del café a la infusión. Y como todos los conversos es la más fanática a la hora de exaltar las propiedades de las infusiones. Dice que se siente estupendamente, como nueva, depurada. Ella está en fase pro tés verde y roobois. El consejo del autor de Anti cáncer me ha hecho acercarme al té verde y tomarlo consciente de sus beneficios.

Yolanda me comentaba el otro día que ella es fan de la manzanilla. Le dije que la manzanilla con anís era más sabrosa y digestiva, pero ella se queda con la manzanilla a secas. Durante mucho tiempo he tomado tila y hierba luisa para mantener la calma en las tardes agitadas de casa con niños. En los últimos tiempos las combinaciones de hierbas son muy variadas, e incluso los fabricantes indican vistosamente sus beneficios digestivos, relajantes o para conservar la línea. El mundo y el aroma de los herbolarios es también benéfico y allí nos aconsejan las cantidades y los tiempos adecuados para cada infusión. Os recomiendo la mezcla “equilibrio” de Sans&Sans (Diagonal, 520  en Barcelona). El nombre te predispone a una actitud más zen. Infusiónate. http://www.sansisans-finetea.com/

Anuncios