Contra gustos no hay nada escrito. Quien más quien menos tiene sus manías y algún alimento que no le gusta, no le sienta bien o no tolera por diferentes motivos. Pero, ¿conocéis a alguien a quien no le guste el jamón ? Yo no. A los familiares y amigos que viven en el extranjero no hay cosa que les haga más ilusión que recibir unos paquetes de jamón envasados al vacío. Todos hablamos de jamón serrano para diferenciarlo del jamón dulce o jamón de York.  Sin embargo el término serrano sólo hace referencia al tipo de corte en “V” sin especificar el tipo de jamón. Y si quieres saber más pásate por Jamonísimo y aprenderás muchas cosas del apasionante mundo del jamón ibérico. Hace más de diez años que abrieron tienda en Barcelona (c. Provença, 85) y desde hace unas meses ofrecen sus productos y servicios en un nuevo espacio (c. Muntaner, 328).

Una tarde de sábado entré con mi marido en la nueva tienda degustación. Nos tomamos unas barritas de jamón ibérico de bellota buenísimas. El local permite tomar algo informal pero también ofrece platos de cocina a la hora de comer. Es un espacio agradable impregnado de un aroma de jamón de primera y decorado con unas fotografías espectaculares del mundo del jamón. Porque sí, el jamón es un mundo. Un dependiente de Jamonísmo nos dio muy amablemente todo tipo de explicaciones sobre los diferentes lugares de España productores de jamón (Extremadura, Andalucía, Salamanca) sobre las denominaciones en función del tipo de alimentación del cerdo (de bellota, de recebo, de pienso) y sobre el proceso de selección de las piezas para ofrecer los mejores productos a su clientela.

Hace un par de años estuvimos en Huelva en un viaje familiar. Había consultado las guías en busca de jamoneros. Estuvimos en Eulogio Castaño (c.Tendaleras,20), cerca del mercado, y nos vinimos con unas cuantas paletillas envasadas al vacío. Espectaculares. Un jamón en casa es una alegría. Llevamos dos veranos en que nuestros buenos amigos Juan y Lola se presentan en casa con una pata de jamón. Es una revolución: todos quieren empezarlo y probarlo. Y es la excusa perfecta para invitar a los amigos a “un pan con tomate con jamón”. La tabla, el cuchillo y el corte merecerán otra entrada. Personalmente tengo pendiente hacer alguna clase para cortar bien el jamón. En Jamonísmo ofrecen cursos de corte y de temas relacionados con la cultura y la historia del jamón ibérico (www.jamonisimo.com).

Anuncios