Muchas veces en conversaciones con amigas aparece el tema de menús o de ideas para cuando tengamos invitados. La mayor demanda siempre está en segundos platos. Porque quien más quien menos ya se apaña con el primero y el postre. He recibido dos sugerencias para segundos platos sencillas y económicas. Aquí las tenéis.

Cuello de cordero con patatas 

(enviada por Yolanda Castillo)

Ingredientes (para 4 personas):
-2 cuellos de cordero

 -3 cebollas rojas

-1 botellín de cava

 -aceite y sal

Cogemos los dos cuellos partidos por la mitad y a su vez troceados. Salpimentamos y doramos un poco en una cazuela profunda. Una vez dorado, lo sacamos de la cazuela. Cortamos a daditos las cebollas  y las doramos en el mismo aceite
Una vez dorada la cebolla, colocamos el cuello y añadimos una botella de cava, mejor si es Brut. Lo tapamos y dejamos reducir a fuego lento. Buenísimo y económico.

Solomillo de cerdo con balsámico de Módena 

(enviada por Ana Almeda)

Ingredientes (para 6 personas):
-3 solomillos de cerdo

-crema de balsámico de Módena

-tomillo, aceite y sal
Maceramos los solomillos 3 o 4 horas antes de hacerlos. Los salamos. Preparamos una fuente apta para el horno, tipo Pyrex, echamos aceite, y colocamos encima los solomillos. Luego los “pintamos” con abundante crema de vinagre de Módena (en Mercadona es de la marca Merry) y espolvoreamos la carne con abundante tomillo. Se hace generosamente, sin medir las cantidades, que quede todo bien embadurnado. Giramos el solomillo de vez en cuando. Precalentamos el horno a 250 grados. Cuando nos sentanos a la mesa a comer el primer plato, metemos la bandeja en el horno unos 10 o 15 minutos máximo. Cuando terminamos el primer plato, lo sacamos del horno y cortamos en 6 trozos cada solomillo. Se puede acompañar con patatas al horno.

Os añado otra que hago a menudo.

Dorada al horno

Ingredientes (para 6 personas):

-3 piezas de dorada

-1 cebolla de Figueres

-6 patatas

-aceite, sal, limón y vino blanco

Pelamos las patatas en forma de moneda no muy finas, también la cebolla troceada. En una sartén calentamos un dedo de aceite de oliva y freímos ligeramente las patatas con la cebolla sin que se lleguen a hacer del todo. Colocamos las patatas y la cebolla en una bandeja de horno. Encima las doradas con un poco de sal -en la pescadería pedimos que le saquen la tripa y le hagan un corte por si queremos poner una rodaja de limón-. Aprovechamos el aceite de la sartén para ponerlo por encima. Horneamos unos 10 minutos. Añadimos un vasito de vino blanco. Y con 5 minutos más ya están listas. Si el ojo del pez está blanco es que ya está hecho.

Anuncios