El viernes 23 de abril, día de Sant Jordi, fue un día muy especial. Siempre lo es por el aire festivo y las ganas de los ciudadanos de mantener muy alta esta tradición, que tiene como protagonistas los libros y las rosas. Pero este año ha sido personalmente muy emotivo. Empecé la jornada en la librería Áncora y Delfín en la Diagonal. Allí estaba mi marido, Sergio Vila-Sanjuán, preparado para saludar al alcalde que venía a comprar su libro Una heredera de  Barcelona (Destino), su elección de este año. Tuvieron unos minutos para conversar sobre libros y sobre la ciudad. Y Sergio le dedicó el suyo.

Después, de 11 a 12, fui a la librería Garbí donde muy amablemente me habían invitado a firmar. Compartí mesa con Leopoldo Abadía, Victòria Cardona y mi marido, que llegó un poco más tarde tras despedir al alcalde. Abadía que alcanzó la popularidad con su explicación de la crisis económica en La crisis ninja (Espasa) es un hombre afable y energético que firmó sin parar. Siempre acompañado por algunos de sus hijos. Cardona, maestra, madre y abuela, ha publicado recientemente  Qui mana aquí? (Pòrtic), un libro que habla de la necesidad de compaginar autoridad y libertad en la educación de nuestros hijos. Su compañía fue muy grata y sus consejos muy acertados. La presencia de mi marido dio un aire familiar y sereno a primera experiencia como autora en Sant Jordi.

Me sentí muy a gusto y agradecí los comentarios de algunos lectores y el interés de otros. Se acercó a mí una chica muy extrovertida. Me comentó que era decoradora y que se había comprado mi libro por curiosidad. Me dijo que le sorprendió y que disfrutó con la lectura. Le dediqué un ejemplar para una buena amiga suya, perfeccionista y ordenada. También conocí a Mercedes, mamá y ama de casa. Buscaba consejos para organizarse mejor. Espero poder ayudarla. Apareció también Magda, ex-vecina y educadora de infantil, que se interesó mucho por el tema del libro. Gracias. Gracias a todos los que se acercaron para que les firmara un libro y a los que lo compraron.

Me arroparon con su presencia amigas como Gemma e Inés, seguidoras del blog, mi hermano Javi y mi hija Leticia que inmortalizaron con sus cámaras el momento. Se me pasaron los minutos volando. Me habría quedado horas, perdido el miedo a lo desconocido, observando a la gente cómo busca un libro y escuchando sus comentarios. La jornada me deparó además conocer personalmente a María Dueñas, autora del libro Entre costuras (Temas de Hoy) del que ya os hablé en Costurera sin dedal. Dueñas es una excelente escritora y una persona cálida y entrañable. Este Sant Jordi 2010 será inolvidable.

Anuncios