David Servan-Schreiber es un psiquiatra y neurólogo francés formado en Pittsburgh. Es autor del libro Anti Cáncer (Espasa). Begoña es madre de una niña y trabaja como comercial en una empresa de componentes electrónicos. Ella, buena amiga mía, fue quien me recomendó la lectura de este libro. David y Bego tienen en común el haber padecido un cáncer. Él fue diagnosticado por sus propios colegas de investigación de un cáncer cerebral cuando tenía treinta y un años. A Bego le diagnosticaron ahora hace un año, con treinta y cinco años, un cáncer de mama. Ambos han superado el trance y han aprendido a vivir mejor después del duro impacto de la noticia de la enfermedad y de la crudeza de los tratamientos.

Anti cáncer es un libro lleno de humanidad -de casos reales-, de investigación y estudio -abundan las referencias científicas- y de sentido común. La lectura es amena y optimista. Invita al lector a plantearse vivir con mayor calidad. No hace falta tener o haber tenido un cáncer para acercarse al libro. El volumen plantea una nueva forma de vida con varias pautas para mejorar y poner todos los mecanismos que están a nuestro alcance para prevenir la enfermedad.

Este blog habla de vida doméstica y se nutre, nunca mejor dicho, de aspectos culinarios, recetas y alimentos. La alimentación ocupa un lugar prominente en las casas. Destinamos una buena parte de nuestro presupuesto a alimentación y la comida constituye una constante en nuestra vida cotidiana. Lo hacemos a diario. La dieta que propone David Servan-Schreiber para que nuestro organismo se lo ponga difícil a la enfermedad es sencilla. Él documenta las propuestas. Yo lo simplifico y os lo presento a modo de resumen.

Una buena pauta de dieta es aquella que da prioridad a las verduras, a las legumbres y a las frutas y que reduce la ingesta de carne roja y huevos. Hablamos de ponernos delante un buen plato compuesto básicamente de verduras y acompañado de un pequeño trozo de carne y no de lo contrario, que es lo más habitual. El aceite, el ajo, las hierbas y especias son el aderezo adecuado. También están muy recomendadas las setas, las algas, los alimentos  que contienen omega-3 (pescado al menos dos veces por semana), un vaso de vino al día y 20gr de chocolate negro (a partir de 70% de cacao).

Otra buena costumbre es tomar té verde. Está estudiada su eficacia contra las células cancerosas y su poder antioxidante y desintoxicante. Lo ideal es ingerir varias tazas al día (existe sin teína para facilitar el descanso a partir de ciertas horas) y se recomienda que infusione diez minutos.

(Continuará)

Enlace relacionado: Bienestar físico y mental

Anuncios