¿Os acordáis de aquella pregunta de la infancia?: “¿Qué es el viento? El aire en movimiento”. ¡Qué fácil!. Pero ¿Qué es el polvo? Si acudís al diccionario veréis que el polvo es un conjunto de partículas que están en la atmósfera, Pero el de nuestras casas lo creamos nosotros, procede de nuestro organismo. Y si seguís leyendo sobre los ácaros del polvo, entraréis en una espiral peligrosa donde no se vislumbra el final. Parece ser que por mucho que nos esmeremos, con los mismos métodos de limpieza acabamos dispersando buena parte del polvo. En fin, que esa mirada microscópica puede resultar angustiosa y es entonces cuando hay que acudir al refranero y aplicarse aquello de “ojos que no ven, corazón que no siente”.

El aumento de personas alérgicas ha hecho que en muchos hogares se extremen las medidas de limpieza para evitar brotes en los individuos que las padecen. El propio mercado ha desarrollado una gama de productos llamados antiácaros, como fundas de colchones o almohadas y productos de limpieza  ecológicos. En mi casa opto por pasar el aspirador a diario. Me parece una forma rápida y cómoda de repasar el suelo y de llegar bien a los rincones. Ultimamente está en auge un pequeño robot que aspira el suelo girando sobre sí mismo y evitando con una distancia de seguridad golpear los muebles. Tengo varios amigos y conocidos que lo utilizan. En cada casa lo han bautizado con un nombre curioso: Mari, Fermín y cosas por el estilo. Creo que si no está el espacio muy despejado quedan varias zonas sin repasar, pero no lo he probado, y por tanto, no puedo opinar con fundamento.

Mi amigo el actor Abel Folk me descubrió un modelo de escoba de la marca Vileda que me ha resultado útil en el apartamento de la montaña. Vivimos en una planta baja y constantemente se ensucia el parquet al entrar y salir. Esta escoba tiene una parte de goma extraíble que recoge bien la pelusa sin rayar el suelo. Además se saca y se lava muy facilmente. Para las superficies de los muebles utilizo unas bayetas atrapapolvo de color verde claro que encuentro  en Mercadona. Las lavo después de cada uso y me gustan porque no dejan restos y, en cambio recogen bien la suciedad. Este tema da para mucho. Si alguien tiene un método que le funcione que lo comparta, por favor.

Enlace relacionado: Unas buenas bayetas

Anuncios