Valoro mucho la floristería que tengo en mi barrio porque la tengo. En la casa donde vivíamos antes no tenía una oferta como ésta y por eso ahora la disfruto. Mayflower (c.Balmes, 201 en Barcelona) es uno de esos locales que dan vida, colorido y prestancia a nuestra ciudad. Cuando salgo a la calle no hay día que no me pare a mirar sus centros, sus flores y sus plantas expuestos en el exterior. Sus propietarias Aída y Cristina Calzada Reig provienen de una familia de floristas asentados en este local hace sesenta años. Lideran un equipo de trabajo alegre y femenino donde siempre recibes un buen consejo para cuidar tus plantas.

Me cuenta Cristina que le encanta cada día ir a comprar -principalmente a la zona del Maresme- y traer plantas para poder mostrarlas y ofrecerlas a su clientela. Trabajan siempre de forma personalizada y aunque tienen un estilo muy suyo -actual y delicado- huyen de repetir patrones. Consiguen que los clientes nos dejemos llevar por sus sugerencias y su grado de acierto en muy elevado. A los conocimientos de jardinería se suma el instinto femenino y una buena dosis de psicología. Combinan cultivos de abono químico con otros orgánicos y humus, todo lo ecológico sube. Cristina apuesta por las plantas tipo bulbo como el Amarilis” porque puedes seguir todo el proceso de crecimiento y floración de la planta”. Aquí no estamos muy acostumbrados, señala, pero en países de clima más severo está muy presente en el interior de las casas para dar calidez y color a sus hogares. La verdad es que son apuestas diferentes, incluso para regalar.

Cuando llega la primavera apetece renovar plantas y poner flores más menudo en jarrones y rincones. A mí me encantan las margaritas, tan sencillas pero tan auténticas. Y en general todas las flores blancas. Me dan mucha alegría.  Las plantas hay que cuidarlas y mimarlas: hablarles, ponerles música, estar por ellas. El otro día aprendí en May Flower que también les va de maravilla las flores de Bach.

Enlaces relacionados: Renueva tus plantas

Anuncios