Cuando era pequeña “el aroma de mi hogar” era el slogan de un anuncio de un gel muy conocido. En aquellos años no había ni mucho menos la variedad de marcas que tenemos actualmente. Recuerdo que en casa nos gustaba más el olor del jabón de La Toja que el del mencionado anuncio. Cuando nos lavábamos las manos con aquella pastilla ovalada que parecía chocolate todo el baño quedaba perfumado. Hace poco mi amiga Lourdes me regaló unas pastillas de jabón de la marca Roger Gallet. Eran de té verde y me han funcionado, mientras han durado, como un ambientador natural. Y puestos a evocar olores de la infancia, os diré que me fascinaba el exotismo de un gel llamado Badedas que tenían mis tíos en su casa en la playa. Me parecía lo más de lo más.

Nuestras casas tienen un olor determinado. Es un olor que podríamos reconocer con los ojos cerrados después de una larga temporada fuera de casa. Está marcado por lo que tenemos en nuestra vivienda (el parquet, los muebles, las plantas…) y por los olores que incorporamos con nuestras colonias o nuestros productos de limpieza.  Es el olor de nuestro dulce hogar. A veces buscamos deliberadamente que nuestra casa huela de determinada manera. Existen en el mercado ambientadores de todo tipo y en una amplia gama de olores. Los de spray y los eléctricos tienen una presencia excesiva y poco natural. Prefiero las velas perfumadas.

En Barcelona existió efimeramente una tienda llamada La maison perfum que ofrecía una gama de olores para el hogar en forma de palitos, vaporizadores o velas muy refinados y con unos nombres muy atractivos y sugerentes. Actualmente la firma del perfumista Ramon Monegal ha abierto una tienda (Calvet, 3) donde también es posible crear una esencia para la casa.  Existen algunos locales de aromaterapia donde uno se hace su propia combinación de olores. En la firma L’Occitane mantiene una gama para el hogar (http://www.loccitane.com). Si buscáis en el enlace la oferta de nuestro país, veréis los productos para la casa. Me gusta especialmente el aroma de cítricos y el de verbena.

El tema de los olores es tremendamente subjetivo, también en los que identificamos con nuestro hogar,  y lo que a uno le gusta a otro le horroriza. Recientemente un estudio señalaba cuáles eran nuestras preferencias en esta materia:http://www.lavanguardia.mobi/mobi/noticia/53850844685/A-que-huele-el-hogar.html

Anuncios