Directora de hogar, home manager, gestora de hogar, doctora en desarrollo infantil y relaciones humanas… o lo que es lo mismo: ama de casa. En una charla que compartí recientemente con un grupo de madres hablamos del tema. Les decía que el término de ama de casa es el más claro aunque a veces suene un poco al pasado, y que no hemos encontrado otro mejor que lo sustituya. Hoy, Día Internacional de la Mujer, se recuerda a todas las mujeres. También a las que trabajan en casa. La liberación de la mujer comporta la posibilidad de escoger. Y una elección consiste en trabajar en y para la casa, es decir, en ser ama de casa. Una opción que no es exclusiva del género femenino. Cada vez son más los hombres que contemplan durante algunos años dedicarse de pleno a cuidar de sus hijos y de su casa. (En el suplemento ES de La Vanguardia del pasado sábado 6 de marzo se recogía el testimonio de algunos de ellos). Por otra parte, muchas mujeres que trabajan fuera de casa también lo hacen en casa y se sienten amas de casa.

El ama de casa es el ordenador central del sistema hogar. Como en tantas otras profesiones, éste es un trabajo que se puede hacer bien, mal o regular. El hecho de tener toda la jornada por delante no implica una laxitud laboral. Hay que organizarse y sacar el máximo provecho y eficacia. Es importante planificar las tareas domésticas.: ir a comprar, organizar las comidas, las lavadoras… Otras actividades del hogar forman parte de la rutina diaria como hacer las camas o limpiar el baño. Pero en todos los casos una buena programación y previsión nos proporcionan mejores resultados.

Reivindico un ama de casa contenta con su opción, entusiasta con su condición, con ganas de “profesionalizar” su trabajo y con el estímulo permanente de invertir en la construcción de un hogar y en el cuidado de la familia. El ama de casa necesita el reconocimiento de su entorno más inmediato para sentir que progresa y que su trabajo no es invisible a los ojos de los demás, como en cualquier otro ámbito laboral. Finalmente las administraciones deben amparar y estimular al ama de casa con prestaciones sanitarias y ayudas maternales que permitan estar en casa y disfrutar de los primeros años de nuestro hijos, como ocurre en otros países.

Anuncios