Mi hermano Pepe, mi cuñada Pilar y mis adorables sobrinos viven en Italia desde hace catorce años. Aunque estamos geográfica y culturalmente muy cerca cuando vamos a Italia descubrimos muchas cosas diferentes. De nuestra última visita salimos cargados de pasta de todas las formas y colores. Evidentemente no es una originalidad pero la disfrutamos muchísimo. 

Me explica Pilar que la mayoría de los italianos comen pasta cada día. Para muchos es “indispensable”. Me aconseja que en España compre la marca Barilla -se encuentra facilmente en los supermercados- y De Cecco -tanto la de envoltorio azul como la del amarillo se vende en tiendas especializadas-. La calidad de la pasta italiana se nota. Cuando le cuento lo que hacemos con la pasta me sugiere acabar con algunos malos usos como: prepararla con antelación, excepto si es para ensalada; no pasar por agua fría, sólo es un remedio para parar la cocción si te has excedido en el tiempo. Los italianos cocinan la pasta “al dente” y odian la pasta “scotta”, es decir pasada. Respecto a echar un poco de aceite, sólo -un hilo- está permitido cuando preparan pasta fresca para “lasagna” o “cannelloni”.

Le pido a mi cuñada que de vez en cuando colabore en el blog con recetas italianas. Hoy para empezar nos manda las 5 reglas de oro para cocer la pasta:
 
1.- La cazuela donde se hierve ha de ser lo suficiente grande para que la pasta pueda moverse libremente y no engancharse. La cantidad necesaria de agua es de 1litro x cada 100g de pasta.
2.- El momento ideal para añadir la sal es cuando el agua hierve, hacerlo antes haría bajar repentinamente la temperatura ( debido a una reacción química del cloruro de sodio) y , por tanto, aumentar el tiempo de espera. Para cada litro de agua se necesitan 10gr de sal gorda. Pero si el condimento es particularmente salado o picante se debe reducir la cantidad.
3.- La cantidad justa por persona es de 100gr de pasta si es plato único, 80gr ( lo más normal) si el plato forma parte de un menú de 2-3 platos o 60gr en el caso de un menú de más de 3 platos.
4.- Durante la cocción es necesario mezclarla de vez en cuando para evitar que se pegue entre ella o en la olla.
5.- El momento para sacarla del fuego es más o menos 2 minutos antes del tiempo que nos recomiendan en el paquete, así no llega al dente en el colador y en la mesa estaría pasada. Pensad que muchas veces va luego salteada o mezclada con el condimento caliente y ahí se cuece un poco más.
Dicen que para reconocer si está de verdad a punto basta con cortarla y controlar la sección en la que no sea visible el alma más clara, pero que oponga aún resistencia a la masticación.
La pasta fresca necesita muy poca cocción, entre 2 y 3 minutos.

Anuncios