La planta de Navidad, también denominada  poinsettia,  estrella de Navidad o flor de Pascua ha ido ganando presencia en nuestro país en los últimos años. Cuando era pequeña el muérdago y el acebo eran los adornos florales habituales pero no recuerdo que la poinsettia tuviera tanto protagonismo. Tiene su origen en Méjico y es muy popular en Estados Unidos donde incluso se celebra el 12 de diciembre el día nacional de la planta de Navidad en honor de su descubridor en aquel país Joel R Poinsett, que murió en esa fecha.

Estos días es fácil adquirir esta planta en muchos sitios, incluso en los supermercados. En las floristerías las tienen de diversos tamaños y arregladas en centros, con las hojas rojas o jaspeadas en tonos amarillos. Incluso, en un reciente viaje a Milán vi en una feria de Navidad una lata tamaño refresco con la imagen de la planta y los pasos a seguir para plantarla y que crezca. La combinación de sus hojas verdes y rojas la hacen muy apropiada como adorno navideño.

Es una planta bonita pero cuando entra en nuestras casa muy a menudo excesivamente caldeadas por la calefacción languidece con facilidad. Los expertos recomiendan que esté en un lugar luminoso pero que no le dé directamente el sol, regarla un par de veces por semana y evitar tanto la sequedad como el exceso de agua. También es aconsejable ir retirando las hojas secas o ennegrecidas. Si la planta sobrevive en buen estado a estas fechas puede mantenerse todo el año, eso sí con las hojas de color verde.

Para los que tienen dificultad por cuestiones diversas con el cuidado de las plantas existe la posibilidad de hacerse con modelos artificiales -en plástico o tela-, algunos realmente logrados, e incluso flores secas a partir de la natural. Yo tengo un ejemplar de Bossvi donde hacen verdaderas obras de arte: www.bossvi.com. Si queremos que sea un buen adorno en Navidad aconsejo comprarla pocos días antes para que luzca con todo su esplendor.

Anuncios