Mis dos hijas mayores están en Facebook. Yo no. Pero muchas veces me comentan grupos nuevos que se han creado y que tienen nombres realmente divertidos. La mayoría de ellos expresan una idea que parece caduca o minoritaria, pero  que sorprendentemente comparten más personas. Son aquellas que se agregan al grupo. De esta forma el enunciado pasa a ser una referencia compartida. Pues si yo estuviera en ese foro de internautas crearía el de “yo todavía mando Christmas”. Es decir, yo sigo escribiendo felicitaciones de Navidad, comprando sobres y sellos, también buscando un buzón para mandarlas. Y calculando con cuántos días de antelación las tengo que escribir para que lleguen a tiempo.

Cuando era pequeña íbamos con mi madre a la papelería a escoger las felicitaciones que queríamos enviar. Mis preferidas eran las del dibujante Ferrandiz con aquellas caritas tan monas y aquellos animales tan angelicales. Las había de tamaños diferentes. Recuerdo unas casi en miniatura tipo tarjeta de visita. Dedicaba un buen tiempo a escribirlas, meterlas en el sobre para finalmente poner el nombre de su destinatario. Lo más frecuente era que las repartiera entre mis amigas del colegio. Existía entonces una especie de ritual de intercambio y coleccionismo de felicitaciones.

Con la implantación de internet y del correo electrónico el correo convencional ha quedado bastante relegado. La mayoría de las felicitaciones navideñas va por la red. A l buzón de casa llegan unas pocas, casi todas comerciales, y después otras pocas en respuesta a la que enviamos nosotros.  Llevo años haciendo una foto de mis hijos que después engancho en una cartulina. A la familia y a los amigos les gusta ver cómo van creciendo. Mis hijos cada vez protestan más cuando a medio verano les pido el posado para la felicitación pero al final acceden. A veces me planteo qué hará la gente con esa felicitación: si la conservaran o la tiraran a la basura. Yo que soy muy tirona y guardo pocas cosas colecciono en una caja aquellas que nos han enviado y tienen un toque personal -una foto o un dibujo infantil-.

Anuncios