7 de Noviembre 2009 

Cuando era pequeña para estas fechas ya hacía frío, íbamos con abrigo y en muchas esquinas se vendían castañas. Los tiempos cambian, también el meteorológico, y vivimos una mezcla de tradiciones. La festividad de Todos los Santos convive ahora con calabazas, fantasmas y brujas. Mi hijo pequeño, de cinco años, me insta a que preparemos los panellets de Halloween. De acuerdo! Mantengamos nuestras tradiciones e incorporemos otras.

Los panellets que hacemos en casa son sencillos pero son los que más éxito tienen. Con ésta, será la tercera remesa que hagamos. Intentemos que lleguen al día 1 de noviembre para comérnoslos, como solíamos hacer.

La receta se la debo a mi abuela.

 Es la siguiente:

½ kg de almendra molida

½ kg de azúcar

200gr de boniato

Ralladura de limón

Huevo

Almendra marcona para decorar

La masa se hace con la almendra, el azúcar, el boniato chafado –se hierve antes- y la ralladura de limón. Hacemos una bola y la guardamos unas horas en la nevera envuelta en papel film. Al sacarla, formamos bolitas que chafamos ligeramente al poner una almendra. Lo pintamos con huevo y los horneamos unos 8 minutos a 180 grados.

¡Están deliciosos!

Anuncios