15 de noviembre 

Se acercan las Navidades, lentamente pero se acercan. Para organizar el tema de los regalos a mí me funciona ir anotando en una libreta ideas de posibles detalles para la familia. A veces alguno de mis hijos dice que necesita renovar la raqueta de tenis o que se le están rompiendo las bambas, o alguna de mis hijas comenta que sueña con tener unas botas de pescador que están de moda. Es el momento de cazar la idea y apuntarla. Algunas de estas sugerencias surgen con meses de antelación pero no cuesta nada anotarlas en una de esas pequeñas libretitas que solemos llevar en el bolso. Si esperamos al último momento para inspirarnos, la precipitación y las prisas nos harán gastar más y ser menos eficaces.

El sábado tuvimos una comida familiar en un restaurante. Mi padre, con muy buen criterio, le trajo al peque de casa, de cinco años, una revista de juguetes que le habían dejado de propaganda en el buzón. Nada menos que 199 páginas de catálogo!. Le entretuvo mucho repasar las páginas y marcar con una cruz cuáles eran sus preferencias. Cuando me las enseñó le dije que ahora lo que había que hacer era una selección. “Una selección, ¿qué es una selección?”,me contestó. “Lo que más te gusta de todo”, le dije. El insistía que eso ya lo había hecho pero al preguntarle una y otra vez qué es lo que más le gustaría me quedé con dos o tres cosas que siempre decía en primer lugar.

Esos tres juguetes ya están en la lista. Y si puedo esta semana los compro y los guardo. Estas semanas de noviembre hay descuentos adicionales en algunos establecimientos. Vale la pena aprovecharlos. Además cada año hay algunos juguetes estrella que si no los compras con antelación después están agotados.

Es muy importante anotar las ideas y los precios y ajustarnos al presupuesto que nos hemos fijado. Es una satisfacción ir tachando cosas de la libreta.

Anuncios